3 meses atrás

Objetivos que comienzan a cumplirse

Objetivos que comienzan a cumplirse

Alvarado cuenta con una estructura avalada por un proyecto institucional serio, a largo plazo y con una única finalidad: trabajar para que el Club crezca.

El 4 de febrero será un día histórico para el Club Atlético Alvarado ya que Sebastián Jaurena se convirtió en el primer futbolista juvenil del “Torito” en firmar un contrato profesional. Y todo indica que muy pronto habrá más noticias como ésta.

Por supuesto que la Comisión Directiva de una Institución Social y Deportiva es la precursora de semejante decisión, es la responsable directa de llevar adelante las políticas que construyen la identidad. Sin embargo, la pirámide está compuesta por diferentes bloques y todos ellos son igual de importantes a la hora de ir en busca de cumplir los objetivos.

“Estamos muy contentos con el resultado y hay otros jugadores que están pronto a firmar su primer contrato profesional”, aseguró el Director Deportivo Gustavo Gatti.

El proceso formativo de un jugador tiene que ver con una labor que se lleva adelante día a día, “durante un período que abarca muchos años de trabajo y sacrificios, para que un chico llegue a las divisiones mayores con un recorrido que le permita estar a su máximo nivel constantemente”, explicó Gatti.

Para ello, el Club Atlético Alvarado cuenta con un staff de profesionales de primer nivel, compuesto por entrenadores, profesores de educación física, nutricionistas, psicólogos deportivos, utileros, colaboradores y por supuesto dirigentes que avalan semejante responsabilidad.

«El fútbol infanto-juvenil de Alvarado cuenta con una serie de áreas que ayudan al jugador a desarrollarse en busca de ser cada día más competitivo, y todas esas área están supervisadas por Juan Pablo Nieva, quien llegó a Alvarado para trabajar con los más chiquitos y se ganó un lugar como Coordinador del Fútbol Infantil, debido a la capacidad que demostró para ocupar ese lugar”, subrayó Gatti.

“Es importante, para tener aspiraciones a ser futbolista profesional, entrenar sobre la misma línea de trabajo desde temprana edad», remarcó el Director Deportivo.

«En el período de pruebas notamos que cada vez más chicos quieren sumarse a nuestras distintas divisiones. Muchos de ellos buscan ser parte de las categorías mayores, pero se les dificulta ganarse un lugar porque tienen desventaja con respecto a los jugadores que hace tiempo están en la institución», agregó.

“Son un conjunto de áreas que hacen un todo, y el jugador tiene que contar con esas herramientas y esa estructura lo antes posible, cuanto más chico mejor”, concluyó Gustavo Gatti.