9 años atrás

Para escribir una nueva historia


En su segunda etapa como entrenador de Alvarado, Luis Murúa promete trabajo y seriedad de cara al próximo Torneo Argentino B de fútbol. Alcanzar el orden y potenciar la base del último certamen son los pilares a edificar en esta nueva campaña.
Todos recuerdan a Luis Murúa por su temporada como entrenador en el 2005. El empate con Grupo Universitario de Tandil permitió que Alvarado mantenga la categoría y avaló el serio trabajo del técnico que, con mucho sufrimiento, logró cumplir el objetivo.
En su segunda etapa al frente de Alvarado, este estudioso del fútbol tiene sed de revancha. Arribó con ganas de olvidar los momentos de zozobra sobre los que aseguró que “ya son recuerdos”. 

En un momento creciente de la institución, con la continuidad de varios jugadores de la temporada pasada y la llegada de algunos refuerzos, Murúa tiene bien en claro que cuál es el objetivo cuando dice que “acá lo único es el ascenso”.
Su nuevo Alvarado
“Me importa que nos entendamos con los futbolistas para que ellos sepan bien en que puesto van a jugar. Nuestro planteo será con cuatro defensores (defensa zonal), tres mediocampistas y tres delanteros. De ahí vamos a potenciar a Sosa, a Dierckx y a Gallego. Tienen que crecer Erviti, Christovao, Fernández, Ischia y Tambussi. El hecho es que el jugador se siente cómodo cuando sabe que puesto va a ocupar. Y cuando tengamos que defender no ponernos colorados para armar un buen sistema defensivo y tener la posibilidad de que sumemos una buena cantidad de goles en los delanteros que tengamos. No sirve sembrar dudas y hay que estar organizado, más en Alvarado, antes de sufrir una situación adversa propia del juego”, confió Murúa sobre la filosofía de juego con vistas al Torneo Argentino B 2011/2012.
“El campeonato aumentó su nivel porque crecieron todos los cuerpos técnicos. Por eso, si nosotros llegamos a lograr un equipo donde podamos construir un poco más de juego vamos a andar bien. Tenemos que saber vincular la defensa con el ataque”, advirtió.
Por otra lado, en su segunda llegada al “Torito”, el orientador observó el progreso de la entidad. En sus visitas a la sede social y el predio en la ruta 88, pudo ver las remodelaciones. Y aseguró: “Me encontré con un Alvarado en franco crecimiento. Que evolucionó mucho desde lo institucional y deportivo. Con las mejoras que se hicieron en la sede y en la villa deportiva. También hay un progreso marcado en las divisiones inferiores. Cuando hablamos con Juan Zelaya pensamos definitivamente que de aquí a dos o tres años se organizará completamente el club”.
En tanto, el ex DT de Patronato de Paraná y Brown de Madryn describió como se construye Alvarado en lo futbolístico: “Es de los clubes que se hacen fuertes desde las frustraciones, similar a Gimnasia Esgrima La Plata, Juventud Antoniana de Salta o Textil Mandiyú de Corrientes. Alvarado es el club más popular de la provincia de Buenos Aires en el ascenso y día a día crece más, al margen de cualquier situación que pase en los campeonatos. Por eso ahora hay que acompañarlo desde lo deportivo”.
“Manejar la pasión de Alvarado no es fácil, tanto para el presidente como para el entrenador. Yo noté mucha ansiedad y desesperación en los últimos partidos mirando los videos. Y eso es normal hasta cierto punto porque cuando esa ansiedad paraliza en lo táctico y en la observación del juego no sirve”, explicó el entrenador.
Sus objetivos
Luis Murúa no titubea al hablar de los objetivos trazados. Sabe bien para qué está en Alvarado y siempre prefiere trasladar seguridad desde el vamos. “Yo no vine a pasear a Mar del Plata, acá lo único es el ascenso. Hay una intención manifiesta de la gente sobre lo que uno hizo pero eso ya son recuerdos. Eso queda para cuando te sentás a tomar un café y recordás esos momentos. Esta es otra etapa totalmente distinta donde tenemos que renovar cada seis meses las expectativas. Lo que hay que armar para que el jugador, el hincha y el dirigente esté tranquilo es un modelo de juego…es saber a qué jugamos”, señaló. Y agregó: “Me tomé el tiempo de ver valores locales y de observar jugadores que llegan a prueba para darles la chance. También debemos potenciar a los elementos locales que ya tienen minutos en el Argentino B”.
Aquella tarde en Tandil
Fue una tarde de lunes. Cientos de hinchas se trasladaron a Tandil para alentar a Alvarado y salvarse del descenso con la lluvia brindando un matiz único. El 25 de marzo de 2005 quedó marcado a fuego en la mente de Luis Murúa y los simpatizantes del “Torito”.
Con el recuerdo intacto de aquel día, el entrenador recordó: “Creo que Alvarado fue eso. Fue en Tandil. Fue sufrimiento. Fijate lo que fue, que ganando estábamos en los octavos de final. Empezamos arriba y nos clasificábamos, y a los diez minutos perdíamos y descendíamos. Después entre el “gordo” (Cristian Daguerre) y Esteban Erramuspe empatamos para salvarnos. La verdad, es que después de ahí todo lo que me tocó dirigir fue un entrenamiento”.
LAS TRES CLAVES DE MURUA
1- Armar bien 
2- Encontrar la táctica a los jugadores
3- Hacer bien los cambios
Su paso por Alvarado en estadisticas
Comenzó a dirigir el 29 de octubre de 2004, salvó del descenso al Argentino “C”.
DIRIGIDOS 16
GANADOS 5
EMPATADOS 6
PERDIDOS 5
G.F: 17 – G.C: 19
PUNTOS 21
Efectividad 44 %